Main menu:

Posiciones políticas

Ollanta no es de izquierda ni de derecha
Raúl Wiener, La Primera, 26 de enero del 2012

Como el presidente no es de izquierda puede tirar cualquier día al tacho el Plan de Gobierno trabajado por encargo suyo, que aún sigue colgado en la página Web de su partido y en los archivos del JNE; echar a un lado a los equipos técnicos que ayudaron a elaborarlo; despachar en un solo viaje a los ministros, viceministros y asesores progresistas de su gobierno; declarar que lo que se firmó para constituir Gana Perú, no tiene la menor importancia porque todo era para las elecciones y tal vez éste piense que le hizo un favor a los partidos izquierdistas que ahora tienen algunos parlamentarios y si no tienen más es porque les falta apoyo popular.

Pero, como el presidente tampoco es de derecha y, como dice, no ve con simpatía a este sector político, puede trabajar tranquilo con un Fujimorista confeso como Valdés en la Presidencia del Consejo de Ministros o con un garante del inmovilismo económico como Castilla y sus clones que ya andan por varios ministerios, y dejar las puertas abiertas de Palacio para que entren y salgan los representantes de las mineras y otras grandes empresas que desean invertir por el Perú y por sus propios bolsillos.

Como no es de izquierda, Ollanta puede volar a Caracas abrazarse con Chávez y regalarle un libro sobre Velasco, sin que nadie tenga que buscarle significados ocultos a este periplo.

Pero como no es de derecha, aunque lo parezca, a los pocos días se puede mudar hacia España para ser el primer gobernante latinoamericano en saludar a Rajoy y anunciar una apertura entusiasta a las inversiones españolas precisamente cuando se está renegociando si se queda la Telefónica.

Y eso de conseguir nuevas inversiones ibéricas en estos tiempos de crisis, solo se lo puede creer Alan García, aunque esté nuevamente en los avisos de bienvenida del nuevo mandatario peruano.

Más aún, de Madrid se va a la meca del neoliberalismo en Davos-Suiza, y la propaganda que lo precede indica que la economía peruana es estable y exitosa desde 1990 y que el presidente Humala es la continuidad de un modelo contra el que se alzó militarmente hace 12 años.

Respecto a Conga, el presidente ha confirmado que no es de izquierda porque respeta el Estado de derecho y cumple contra sus propias promesas, lo pactado por García, Toledo y Fujimori, y si hace un “peritaje internacional” es para confirmar que los temores de la población de Cajamarca no tienen fundamento y que, como dice el premier, el proyecto empieza a ejecutarse en marzo, mientras Yanacocha nos atosiga de publicidad en la que todos los peruanos desde el momento de nacer llevamos el casco minero, porque todos vivimos de ellos.

O sea, por donde se le mire, Ollanta nunca fue de izquierda, ni de derecha, ni de centro, sino de abajo, aunque ahora esté arriba. Más aún cuando era netamente de abajo, es decir no había ganado las elecciones, parecía de izquierda, tenía amigos de izquierda, programa de izquierda y bases populares; pero cuando llegó al puesto más elevado de la nación empezó a parecer de derecha; echó a sus viejos amigos y se buscó otros entre los que no votaron por él y se preparaban para bombardear su gobierno; se compró el programa de sus predecesores y demostró que puede pelearse aún con las bases que más creyeron en él.

Todo está sumamente claro y no entiendo por qué tiene que venir el director de un diario de España para darle otra vuelta a esta misma cuestión.

 

El “pensamiento Gonzalo”

Carlos Tapia: La Primera, 16 de enero del 2012
Opinión Columnista
1.- Rubén Abimael Guzmán Reynoso, utilizó el seudónimo de “Gonzalo” cuando desde la clandestinidad organizaba a sus seguidores conocidos como senderistas. Se demoró cerca de diez años para que, superando una serie de dificultades internas (entre ellas, disputas ganadas con malas artes), pasase a ser reconocido como líder indiscutido de su partido.
Cosa curiosa, nunca aceptó cargo interno alguno que fuera resultado de la competencia. Rechazó el cargo de secretario general cuando, sin oponentes, los delegados de una reunión partidaria, unánimemente se lo ofrecieron. Sin embargo, antes de ILA (Inicio de lucha armada), consiguió que se reconociera la existencia del contundente “pensamiento guía” (en su lenguaje, “el pensamiento de Mariátegui y su desarrollo”), necesario para resolver los problemas de su llamada revolución. Siempre aspiró a que se le considere superior a los demás dirigentes senderistas. El terreno propicio para lograr esto fue el dogmático debate ideológico, la defensa de las supuestas verdades universales contenidas en la folletería comunista y maoísta de entonces, combinándolas con citas bíblicas (Apocalipsis, El Sermón de la Montaña, etc); y controlando la cúpula partidaria con su primera y segunda esposas. Al respecto, Carlos Iván Degregori, escribió una demoledora crítica en su texto titulado “Qué difícil es ser Dios”.

2.- A mediados de 1984, después de superar la intervención militar (desde diciembre de 1982) y su torpe estrategia de “tierra arrasada”, la dirección senderista reconoce a Guzmán como “presidente Gonzalo”. Es decir, aclamado como presidente del Comité Central del Partido, de la Comisión Nacional Militar y de la República de la Nueva Democracia, todo en una persona. Pero Guzmán no estaba contento. Además, y principalmente para él, se aprobó la vigencia del “pensamiento guía del presidente Gonzalo” como una síntesis de su alabada estrategia victoriosa. Y desde ese momento, los dirigentes más importantes no se elegirían sino serían designados con el consentimiento del presidente del partido.

3.- Después de la masacre de los penales (junio de 1986) surgieron críticas internas contra la línea de Gonzalo. En este ambiente, a mediados de 1987, se convoca al Primer Congreso del Partido. Pero, en su primera sesión -26 de enero hasta el 7 de febrero de 1988- Guzmán emplea dos días del pleno, para él mismo demostrar que “el pensamiento guía” ya se había transformado en “pensamiento Gonzalo”. Es decir, que su liderazgo partidario era una “necesidad histórica” y condición para el triunfo de su revolución. Y que todo lo demás era secundario.

4.- De ahí es que nace la tesis del “marxismo-leninismo, maoísmo, pensamiento Gonzalo, principalmente pensamiento Gonzalo”, como base del catecismo senderista. Los aportes del pensamiento Gonzalo serían los siguientes: a) Considerar al maoísmo (superior al “pensamiento Mao Tse Tung”) como una teoría de validez universal. b) La necesidad de la militarización de todos los partidos comunistas en el mundo. c) La línea militar de tomar simultáneamente el campo como base pero la ciudad como complemento. d) La necesidad histórica del uso de la violencia armada para instalar la dictadura de la Nueva Democracia.

5.- En realidad no es Bin Laden pero, guardando la distancia, se le parece, ¿no? Es verdad que el Movadef tiene el derecho de pedir la amnistía de Guzmán, Martín Rivas, y otros criminales; y también nosotros de oponernos. Es que el estado de derecho vale para todos, sin excepción. Pero ¿en qué país democrático del mundo la ley permitiría formar un partido que tuviera como base el pensamiento de Bin Laden?

Comments

Comment from Simone
Time 10 febrero, 2012 at 14:59

Sé que no nos dnpaccioeerás Carolina. Tu blog tiene mucho estilo. Gracias por tu visita.

Write a comment





*